Entrevista: Carlota Romero

Por Ángela Sánchez y Esther Fernández // 23/04/15

foto.jpg

Hace unos días tuvimos el privilegio de pasear por las salas el Centro Pompidou Málaga de la mano de Carlota Romero, responsable del equipo de mediadores encargados de hacer de las visitas toda una experiencia. Una charla muy amena sobre el funcionamiento de los mediadores, una labor más que interesante.

El Centro Pompidou Málaga  viene a completar la gran oferta museística malagueña, en cuanto al púbico ¿en qué se diferencian con respecto al resto de ofertas museísticas?
El Centro cuenta con un amplio equipo de mediación, del que soy responsable. Nuestra labor es atender al público, les ofrecemos las claves que le permitan interpretar las obras por ellos mismos, aportando su propia experiencia, despertando su curiosidad. Con ello pretendemos que el visitante se enfrente a la colección mediante un discurso que facilite un feedback (entre las obras y quienes se acercan a ellas), en otras palabras, nuestra filosofía huye del discurso unilateral. Se trata de crear un triángulo, cuyos vertices son: mediador, visitante y obra. Es un juego, un diálogo entre los tres elementos que permiten disfrutar, aprender e interpretar. Los visitantes pueden acercarse en cualquier momento a los mediadores –que se encuentras dispersos por las salas del Centro- y preguntarles todas las dudas o curiosidades que les suscite la visita.
 
 
La propuesta expositiva de La Colección (exposición permanente del Centro)-desarrollada al completo Brigitte Leal- la conforman aproximadamente 90 obras  ¿cómo la describiría?
Desde el punto de vista que me compete, la accesibilidad de la colección y el público. Tenemos la suerte de que estamos ante obras de arte contemporáneo, siglos XX y XXI, lo cual hace que podamos sentir al artista y sus creaciones cercanas, no se encuentran en esferas paralelas, sino que tratan temas que nos son familiares, en un contexto temporal común. El discurso que vertebra toda la colección es la identidad y alteridad, algo que de una forma u otra es accesible y común a todos.


 
¿Alguna anécdota o curiosidad durante estos primeros días de apertura?
Nuestro día a día es muy variopinto, depende de quienes nos visiten, formamos parte de las experiencias de los visitantes y viceversa, ello nos refuerza la idea de que ni mediador ni artista tienen la última palabra, el visitante juega un importante papel y está em igualdad de conciciones ante la obra y su autor.
Los niños me sorprenden a diario, son los más observadores, no tienen prejuicios y sin duda, son más desinhibidos, lo que les lleva a opinar sin hacer uso de filtro alguno. Son muy observadores y, por ello, captan cosas que a los mayores les pasan desapercibidas, son increíbles. Por ejemplo, en La Colección la obra de Pierrick Sorin, It’s really nice, juega digitalmente con partes del rostro, mezclando partes de varias personas (nariz, orejas, ojos...) para crear caras irreales que gesticulan y articulan sonidos. Desde la apertura del Centro, tan solo una persona ha dado con la clave de esta obra, en ella se repiten combinaciones, y fue un niño.
 
Los centros Pompidou provisionales tienen el objetivo de abrir el arte de nuestro tiempo al público más amplio posible. ¿Cómo se va a materializar esta apuesta en Málaga?
Desde el equipo de mediación realizamos actividades que acojan a todos los colectivos, contamos con una línea de actuación muy versatil. A ello se le suma el dinamismo del Centro, que cada dos años cambiará la colección permanente, ello posibilita a los visitantes disfrutar y estar en contacto con obras y artistas contemporáneos de renombre internacional (Procedentes de una colección de arte moderno y contemporáneo única en Europa, como la colección del Centre Pompidou Paris). Lo mismo sucede con las exposiciones temporales, en estos momentos trata sobre danza contemporánea y la siguiente será sobre dibujos de Miró.
Al mismo tiempo, el Centre Pompidou Málaga es un centro vivo y dinámico, que contempla una programación viva de espectáculos, performance, proyecciones, danza... Paralelamente, la política de exposiciones temporales.
En suma, todo el discurso gira en torno a la idea de convertir el Centre Pompidou Málaga en un lugar de frecuentación, en un lugar de encuentro donde sociabilizarse, que invita al visitante a volver porque continuamente encontrará propuestas nuevas, diferentes y atrayentes.
Finalmente, por parte del equipo de mediación, contamos y ponemos a disposición de todos los visitantes las herramientas y los recursos a nuestro alcance para ofrecerle una atención personalizada y adaptada a todos los rangos de edad y a todos los tipos de públicos.



Podría ofrecernos algunas pinceladas sobre las estrategias tomadas para Público infantil

Abordamos al público infantil desde dos perspectivas, según el tipo de visita: por libre o guiada. El Centro cuenta con folletos explicativos adaptados para niños, que permiten realizar la visita de forma independiente, guiandoles a través de unos dispositivos educativos (máscaras, espejos, objetos maleables...) acordes con el discurso de la sala en la que se encuentren. Pueden interactuar libremente, disponer del material el tiempo que quieran, nuestra función como mediadores es estar disponibles para atenderlos cuando lo demanden, explicarles las pautas de funcionamiento de los dispositivos, estimular su uso y manipulación; pero en realidad son ellos quienes de forma autónoma se acercan a la obra. La finalidad es que se diviertan y jueguen en familia, acercandoles las obras a su mundo, usando su vocabulario.
Otra opción es realizar una visita guiada en familia, éstas están adaptadas a todas las edades, ya que los grupos o familias son heterogeneos, de ahí la elección del discurso y las obras a mostrar, aptas para todas las edades, todo ello con el objetivo de facilitar el contacto con el arte, cumpliendo con las expectativas de todo el grupo, desde los más mayores a los más pequeños.
De otro lado, también es una de nuestras líneas de trabajo atender a grupos de escolares, ofreciéndoles tanto visitas guiadas a La Colección, como talleres, como puede ser en este momento la obra-taller Bajo la Luna II.
En todos estos casos, crear y hacer vivir una experiencia es nuestro objetivo principal. El público infantil, al igual que el adulto, toma un papel activo ante la obra, fometando de este modo la interacción con la obra.


 

Ángela Sánchez y Esther Fernández

Comparte tu experiencia






Síguenos

Kumara.jpg
Titulo: Kumara
Autor: Man o Matic

¡Que no se te pase!