Crítica: Reivindicaciones

Por Julio del Campo Gómez // 07/04/15

EL LARGO CAMINO A XICO (1991-2014) II.jpg

El largo camino a Xico. Bajo este nombre, el Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla acoge estos días una exposición que ofrece un recorrido sobre la trayectoria de la artista brasileña Maria Thereza Alves. Dos son los aspectos que podrían definir, en líneas generales, las obras presentadas al público, que a su vez constituyen un hilo conductor a través del cual el visitante puede aproximarse a la idiosincrasia de Alves y a su manera de entender el arte. Desde un punto de vista meramente formal, cabe señalar que el medio artístico es escogido por la autora de las obras según las posibilidades que éstas ofrecen en cada caso para plasmar una idea concreta. Pinturas, fotografías, esculturas o incluso medios audiovisuales son utilizados aisladamente o de manera combinada (por ejemplo fotografía, tinta y madera en una misma obra) para transmitir un mensaje al observador, de tal modo que la forma queda subordinada a un contenido, a una idea cuya expresión requiere un medio adecuado.
 
El segundo aspecto destacable de la exposición radica, por otro lado, en los significados de las obras. Éstas nos ponen de manifiesto la fe de la autora en que el arte contemporáneo, estereotípicamente establecido como un mundo elitista, distanciado de la cotidianidad y el sentir de sectores mayoritarios de la sociedad, puede conectar en cambio con la problemática del mundo actual. Para Alves el arte no se limita a la función estética, sino que su valor puede fundamentarse igualmente en su contenido ético. De este modo, las obras de esta artista reflejan su preocupación por despertar en el observador una concienciación social y ecológica. La relación entre los seres humanos y el medio natural, la degradación del medio ambiente y las consecuencias negativas del colonialismo europeo en América Latina son algunos de los temas propuestos en la exposición.
 
En la obra This is not an apricot (“Esto no es un albaricoque”) dicha frase aparece escrita reiteradamente en cada una de las veinte acuarelas que la componen, junto a la representación de frutos exóticos, todos ellos muy poco conocidos en Europa. La repetición de la frase, negadora del error patente en el hecho de confundir un fruto por otro, supone una metáfora de la lucha por frenar el proceso de homogeneización y empobrecimiento cultural y medioambiental que Occidente ha causado en el resto del mundo.

Por otra parte, en otros ejemplos de su labor creativa, Alves adopta una perspectiva menos global, abordando la problemática presente en lugares concretos del planeta. De esta manera, las consecuencias de la desecación del lago de Chalco tras la colonización de México, sumada hoy día a una gestión irresponsable de los residuos urbanos e industriales, encuentran su denuncia artística en la creación de grandes maquetas, en las que se muestra el problema medioambiental al que se enfrenta la población local. Esta obra, titulada El retorno de un lago y que incluye asimismo el uso de fotografías, acuarelas y recortes de prensa, constituye un ejemplo sobre la manera en la que el arte puede ser dotado de un valor reivindicativo, fomentando la toma de conciencia, así como la transformación de la realidad actual en un mundo más justo.

Julio del Campo Gómez

Comparte tu experiencia






Síguenos

Kumara.jpg
Titulo: Kumara
Autor: Man o Matic

¡Que no se te pase!